Protege tu privacidad: ¿Quién rastrea tu actividad online?

11/08/2016360TS

Protege tu privacidad y conoce quien rastrea tus huellas

Internet es una herramienta esencial en nuestras vidas. Lo utilizamos para enviar correos electrónicos de trabajo, colgar selfies en Facebook, comprar libros en Amazon… Sin embargo, cuando estamos conectados y realizamos todas estas actividades, dejamos un rastro, una huella digital. Por ejemplo, cuando nos logueamos en alguna página, guardamos nuestras contraseñas para nuestra conveniencia. Si no gestionamos debidamente este tipo de información personal, podemos dejar nuestra privacidad expuesta.

¿Quién vigila nuestra actividad online?

Cuando nos preguntamos sobre quién puede querer acceder a nuestra información personal, la mayoría de nosotros pensamos “hackers o cibercriminales”. Sin embargo, no son los únicos que quieren obtener tu información personal sin tu consentimiento. ¿Quién más puede querer rastrear tus huellas digitales?

1. Tu proveedor de Internet (ISP)

Un ISP (Proveedor de servicios de Internet), como su propio nombre indica, te conecta a Internet. Cada vez que te conectas, tu ISP te asigna una dirección IP. Esta dirección se asocia a tu nombre y a tu localización.

Por otro lado, el ISP también conoce las direcciones a las que te estás conectando, y por extensión, las páginas web que estás visitando, así como el tipo de tráfico que estás transmitiendo o recibiendo.

2. Gobiernos

Puedes llegar a pensar que te encuentras bajo el amparo de la legislación para protección de privacidad de tu gobierno. Sin embargo, en muchos países el propio gobierno tiene el derecho de solicitar una orden judicial para pedir a tu ISP tu información personal. Según Edward Snowden, las prácticas de los gobiernos en cuanto a privacidad no son tan limpias como podríamos esperar, y en muchos casos éstos han sido acusados de intentar acceder a información privada de usuarios sin el apoyo de ningún juez, o incluso de vigilancia masiva.

3. Proveedores de servicios online y anunciantes

Muchos anunciantes añaden una cookie (galleta) en tu navegador al visitar algún tipo de web, permitiéndoles recolectar información utilizada para marketing, como los sitios que visitas frecuentemente, o los tipos de productos que utilizas. Usando tu información personal y tus patrones de navegación, pueden personalizar los anuncios que te muestran, incrementando las posibilidades de que el anuncio cree un impacto.

4. Tu jefe

A cualquier jefe le gusta que sus empleados sean cuanto más productivos mejor; visitar Facebook o mirar videos en YouTube es algo que prefieren que no hagas durante tus horas de trabajo. Algunos de ellos, pueden llegar al extremo de querer monitorizar tus actividades online, y asegurarse que estás concentrado en tu trabajo en vez de estar chateando con tus amigos en Facebook.

5. Hackers y cibercriminales

En lo que a robo de identidades se refiere, los cibercriminales son los profesionales del campo. Utilizando un puñado de herramientas como troyanos, malware o spyware, pueden recolectar tu información personal sin que seas consciente.

¿Cómo mantener tu privacidad y seguridad online?

Seguir las siguientes precauciones te ayudará a reducir las posibilidades de ser espiado o seguido, manteniendo tu privacidad online.

1. Realiza un análisis de privacidad regularmente

Comprueba qué información tuya está online cada cierto tiempo, qué documentos has almacenado en la nube, que información de cuenta has guardado en ese sitio que visitas frecuentemente, o a qué aplicación le has permitido acceder a tu perfil de Facebook.

¿Está esta información segura almacenada en dichos servicios? ¿Quién tiene acceso a ella? Asegúrate que conoces la respuesta a todas estas preguntas, así podrás saber cómo y qué cambios deberías hacer para proteger tu privacidad.

2. Crea contraseñas robustas

Tu contraseña es la primera línea de seguridad de tu cuenta, y previene el acceso no autorizado a tu información. Una contraseña robusta debería ser suficientemente larga, contar con caracteres alfanuméricos (es decir, con números y letras), símbolos, mayúsculas y minúsculas. Por ejemplo, “N7!&klsh@“ es mucho mejor password que “123456”, ya que es más largo, difícil de adivinar, y también más difícil de encontrar mediante técnicas de fuerza bruta.

3. Utiliza una VPN cuando navegues por Internet

Una VPN, (o Red Privada Virtual), crea un túnel seguro entre tu dispositivo y un servidor VPN. Toda la información transmitida por este túnel viaja encriptada, por lo que ningún atacante puede acceder a ella.

Una VPN puede también cambiar tu IP para mantenerte anónimo, evitando que los gobiernos or ISPs puedan rastrear de donde viene tu tráfico o qué páginas estás visitando.

4. Elimina las cookies no deseadas

Una cookie es una pieza de código que una página web añade a tu navegador, con el fin de recordar la configuración en esa web, o de rastrear qué sitios has visitado mientras navegas. Muchos anunciantes o algunas empresas de rastreo las utilizan para averiguar tus patrones de navegación, tu comportamiento en la web, e incluso para vender esta información sin tu consentimiento. Eliminar las cookies regularmente puede ayudarte a evitar que alguien rastree tus pasos en Internet.

Sigue estos pasos para reducir el riesgo de que vulneren tu privacidad. Cuantas más precauciones tomes, más protegido estarás contra estafas o robo de identidad.